miércoles, 16 de agosto de 2017

PROYECTOS SOÑADOS, EMPRENDEDORES SOÑADORES

A medida que he ido creciendo, mis proyectos soñados han ido transformándose. Dejando a un lado los típicos ser futbolistas /tenista/jugador de baloncesto, recuerdo que he tenido proyectos variados que ahora, desde la distancia, los miro con ternura. El primero que recuerdo era el de tener un cine, eso de ver todas las películas que quisiera y además cobrar por ello, molaba mucho. También hice un acercamiento muy breve al proyecto de ser escritor, es más, me presenté a un concurso literario de esos que organizan las entidades bancarias. Fue hace mucho tiempo porque recuerdo haber escrito mi cuento en máquina de escribir.  Tengo grabada mi imagen caminando un día muy lluvioso por la parte de vieja de San Sebastián con las copias de mi cuento en la mano. Ese fue mi mayor acercamiento a ser escritor. Mucho más tarde tuve la idea de crear un tipo Linkedin pero solamente dedicado a la Formación Profesional, y fue previo a la red social se hiciera tan popular (tengo testigos) pero en esta ocasión no encontré la formula. Y recuerdo con especial cariño, mi idea de crear una revista de fútbol. Tendría unos 11 o 12 años. Crecí leyendo Don Balón, que me encantaba, pero yo me imaginaba otro tipo de revista. Incluso hice alguna intentona muy pobre con folios, cola, fotos de otras revistas y periódicos deportivos y escribiendo a bolígrafo los artículos. Ahí quedo mi intento.
Todo esto viene a que el otro día leía un artículo de Roberto Palomar criticando la calidad actual del periodismo deportivo y ensalzando unos pocos profesionales y proyectos dentro de este mundo. Y me hizo especial ilusión ver nombradas la Revista Líbero y la Revista Panenka. Dos excepcionales revistas de fútbol que han mejorado sustancialmente mi proyecto de niño. Revistas que mezclan lo social y cultural con el fútbol, que no se someten a la inmediatez del mercado, ni a la noticia sin contenido, huyen de los chiringuitos televisivos, revistas que cuidan el buen gusto y la calidad sobre la cantidad, que hacen del fútbol algo exquisito, algo que saborear con delicadeza. Sería muy interesante que todos los clubes de fútbol, desde los profesionales a los aficionados, tuvieran una suscripción para que los jugadores pudieran leerlas. Ayudaría mucho al fútbol moderno. 
En mi caso, he pensando más de una vez suscribirme a ambas revistas pero la magia de bajar a la librería y preguntar si ya las han recibido me tiene cautivado. Es un ritual personal y privado que desemboca en tener la revista en mis manos, con esa textura y olor especial, repleto de historias que quiero saborear con calma. Son revistas que me hacen estar conectado con el momento presente de la lectura. Es maravillosamente romántico que proyectos así tengan cabida y que sigan teniendo vida por mucho tiempo. Para mi, estos proyectos, demuestran que hay emprendedores que hacen nuestros sueños de juventud realidad y, a mi eso me parece pura vida. ¡Larga vida a estos emprendedores soñadores! 

martes, 1 de agosto de 2017

¡ESPÍRITU PIRATA!

Como comentaba en mi última entrada, comenzaba mi nuevo proyecto profesional y ya el pasado mes de mayo constituía oficialmente mi proyecto "Gorka Acebal, Coaching & Consulting"en el que me volcaba con un sueño convertido en visión y ahora en realidad.
En la cabecera de esta entrada os presento mi imagen corporativa que representa mi forma de trabajar: personal, cercana artesanal. En el trabajo trato de generar un contexto de confianza que ayude a los coachees y clientes a estar cómodos en los procesos de trabajo. Desde esa comodidad, ya buscaremos las zonas incómodas y retadoras pero siempre partiendo de la confianza. Los procesos de coaching, o de consultoría, son como ovillos de lana enrollados que hay que ir trabajando despacio, buscando ser conscientes de donde está el nudo que impide la fluidez; ese ovillo azul representa el complejo proceso en el que al final el cliente consigue sacar un hilo del que tirar para ir tomando acciones que le harán disponer de toda la lana para tejer su camino. 
Estos dos meses y medio han sido intensos en cuanto a puesta en marcha del negocio, presentación de documentación, solicitudes, etc y en los que todavía está pendiente la construcción de la web. Un tiempo en el que estoy tratando de adaptarme a una nueva organización de trabajo ya que pasar de estar en una estructura organizada a tener que establecer tu propia dinámica de trabajo, con muchos imputs externos, no es tan sencillo. Pero, a su vez, está siendo un tiempo generador de oportunidades, donde aparecen posibilidades de colaboraciones extremadamente ilusionantes, unas concretadas y algunas todavía por concretar,  así que el viaje está siendo apasionante desde el inicio.
En este periodo, he asistido a diferentes eventos a los que antes no podía acudir y quiero destacar especialmente uno: El Día de la Empresa de ADEGI que en esta edición tenía como temática "Connecting people", que además se unía al comienzo un día previo de la iniciativa "Konekta Café".  Fue un día muy bonito y emotivo por las ponencias y por los homenajes que se realizaron. Podéis ver la jornada en el canal Vimeo de ADEGI https://vimeo.com/adegitv 
De todo lo escuchado  ese día, quiero destacar dos mensajes: el primero el de Jesús De la Fuente, Fundador y CEO de Graphenea, que actualmente reside en Boston, quien en su exposición habló de la falsa sensación de seguridad que trasmiten la grandes empresas. Pensamos en los riesgos que tiene salir de esas grandes empresas por el miedo a qué pasará fuera y eso, como decía Jesús De la Fuente, crea unas cadenas invisibles que nos hacen ir como zombies por la vida. Claro que trabajar en las grandes empresas tiene muchas ventajas, ¡sin duda!, y si una persona está contento en esas organizaciones ¡es genial! Pero también hay que ser consciente que fuera de ellas hay muchas oportunidades, mucho mundo laboral, incluso el mundo que uno mismo puede crear. En esas grandes organizaciones hay gente muy preparada con ganas de afrontar nuevos retos, quejándose de sus jefes, de la organización...  que podría saltar, pero que por enfocarse en los miedos se mantiene en ese barco. ...y existen otro tipo de barcos...Barcos que aparecieron en la brillante exposición de Hasier Larrea, Fundador y CEO de Ori Systems, segundo mensaje con el que me quedé, y en el que nos dejó una frase de Steve Jobs que lanzó al aire desde esta entrada:

               "es más divertido ser pirata que unirse a la armada" 

resumida en el:


¡ESPÍRITU PIRATA!

miércoles, 31 de mayo de 2017

Despedida y cierre…Y NUEVOS PROYECTOS


Tras casi 10 años, el pasado mes de abril finalizó mi etapa profesional en CAF. 10 años de continuo aprendizaje y evolución, de crecimiento personal y profesional, de momentos duros y difíciles, también de momentos buenos y, como en todo proyecto, al final, me llevo el cariño de las personas y las experiencias personales que me guardo en la mochila. Despedida y cierre de esta (“casi”) década. Fin…
...Y un INICIO. Desde mayo he comenzado la apuesta por un proyecto muy ilusionante y por el que siento verdadera pasión. Los que me conocéis y me seguís, ya sabéis que no es una novedad, pero la novedad es la apuesta por el proyecto al 100%. 
Hace ya casi 12 años descubrí lo que era el Coaching en el Master de Recursos Humanos de ADEGI y hasta hoy no he hecho más que acercarme a ese mundo. En la despedida de CAF, mucha gente me ha deseado suerte. No quiero que suene pretencioso pero creo que vengo cultivando la suerte desde hace unos cuantos años, cuando comencé a compaginar mi trabajo con formarme en este mundo del coaching, principalmente unido al deporte y la empresa. He cultivado mi suerte, viajando e invirtiendo en formación, dedicando los viernes, sábados y domingos y parte de mis vacaciones para poder realizar esa formación y estudiando por las noches. Para mí eso es la suerte. Luego seré mejor o peor coach, me irá mejor o peor en este nuevo proyecto, podrá ser un proyecto de futuro o, tal vez, no, pero no será por no enfocar mi energía en ello, por no formarme, aprender y poner toda mi alma en el proyecto.
Ahora, todo este esfuerzo y pasión lo he convertido en mi profesión. En este último periodo he estado más ligado al Coaching deportivo, disciplina que en esta nueva etapa compaginaré con el Coaching empresarial / ejecutivo, además de poder colaborar en otros proyectos de consultoría y formación en el ámbito de Recursos Humanos.
Os iré informando de los próximos avances. La página web está en construcción por lo que de momento seguiré publicando en este blog que posteriormente integraré en la web.
¡El proyecto ya ha arrancado, ahora toca disfrutar del camino!
Gracias a tod@s los que habéis estado a mi lado en este trayecto y ¡habéis creído en mí!  

¡Espíritu pirata! (esto lo explicaré en otra entrada que ha sido una adquisición de hoy)

sábado, 28 de enero de 2017

La adaptación en el río de la vida

Hay un río que surca por la mitad de la fábrica donde trabajo. Cada vez me que me detengo a observarlo me hipnotiza. Recuerdo la película Roma de Adolfo Aristarain en la que el padre le decía al hijo que el río tiene muchas utilidades pero que también sirve para llevarse todas las broncas, las desilusiones, para llervarse todo lo malo que a uno le pasa. Todo lo malo al río y la corriente se lo lleva.
A mi el río no solo me gusta por esa virtud, también me gusta porque me transmite calma, porque me gustan sus formas, a veces extrañas, a veces reconocibles, porque me gusta como acoge a los extraños que se posan en sus aguas. También, cuando se altera, me cautiva su bravura, su determinación e ímpetu por llegar a ninguna parte. Esa transformación como si tuviera vida propia, como si los acontecimientos no le pasaran inadvertidos. Pero lo que de verdad me fascina del río es su adaptación a esas circunstancias, a sus limites que aunque en ocasiones le hace revelarse, se termina adaptando. Aunque a veces consigue desbordarse como quejido por esos limites, regresa a su origen. Se vuelve a adaptar.
Adaptación es una de las competencias más importantes que creo debe tener cualquier persona, ya sea en su ámbito profesional o personal. En ocasiones se presupone como una debilidad, como una rendición ante la realidad pero adaptarse no es conformarse, no es aceptar el rol que te han asignado. Adaptarse es crecer desde la realidad, actuar desde esa posición, ser responsable desde la construcción. Para mi, la capacidad de adaptación es una de la mayores fortalezas que podemos tener. 
El otro día viendo una serie, su protagonista decía que "las puertas que abrimos y cerramos cada día deciden las vidas que vivimos. La vida es una continua decisión y nunca sabemos si vamos acertar" Por ello adaptémonos a la vida que se nos presenta, tomemos decisiones sopesando bien las circunstancias que nos rodean, a riesgo de equivocarnos, porque no sabremos si vamos a acertar en el resultado pero seguro que sabremos si en nuestro interior, nuestro corazón late más deprisa. La decisión, al menos, nos dará la oportunidad de vivir la experiencia.  

viernes, 30 de diciembre de 2016

Matronas, inspirando con el ejemplo

Como todos los años por estas fechas tendemos a hacer balance de lo vivido en los últimos 365 días. Puede ser que si dentro de cinco o diez años recordamos uno de estos años vividos recientemente nada relevante recordemos, o tal vez sí. Para mi este 2016 será recordado por las excesivas visitas al Hospital, pero especialmente por la llegada de Alex Acebal Malagón, mi tercer hijo.
En este nacimiento tuvimos la fortuna de estar acompañados por unas matronas excepcionales. Como definición la matronería es la ciencia de la salud y la profesión de la salud que se encarga del embarazo, el parto y la atención del recién nacido, pero más allá de las definiciones están las personas. Sí, es su trabajo, pero creo que en estas profesiones hay algo más detrás. Personas que nos hicieron sentir acompañados, preciosa palabra muy vinculada al mundo del Coaching.
Curiosamente, y aunque el Coaching moderno tiene una historia más reciente y con fuentes más actuales, su base se asienta en la mayéutica socrática, el método de enseñanza entre el maestro y el discípulo en el que a base de preguntas el maestro acompaña al discípulo a encontrar las respuestas. El siguiente texto es bastante representativo de esto:

Sócrates; Mi arte de alumbrar comprende pues todas las funciones que cumplen las comadronas, pero difiere del suyo en que asiste a hombres y no a mujeres y en que provoca el parto en sus almas y no en sus cuerpos. Por otra parte tengo en común con las comadronas que soy estéril en materia de sabiduría, y el reproche que me han hecho a menudo de interrogar a los demás sin declararme sobre nada, porque no tengo en mí sabiduría alguna, es un reproche que no carece de verdad. Por ello, no soy nada sabio yo mismo ni puedo presentar ningún hallazgo de sabiduría al que mi alma haya dado vida. Pero todos aquellos que se apegan a mí, aunque algunos de ellos parezcan al principio completamente ignorantes hacen maravillosos progresos durante su comercio conmigo, no solo para su juicio sino para el juicio 
de los demás, y resulta claro como el día que no han aprendido nada de mí, y que ellos mismos han hallado en sí y dado a la luz muchas cosas bellas.
Texto está traducido y publicado en el libro “El Coaching” de Françoise Caby.
Acompañamiento, cercanía, empatía, conocimiento, comprensión, cariño, seguridad.. es lo que sentí en esos momentos, eso me trasladaron estas bellísimas personas. Y eso en un momento tan especial de nuestras vidas no tiene precio. Tenemos mucha suerte de contar con profesionales así pero sobre todo tenemos una inmensa fortuna de que sean personas tan especiales.
Aprendí desde la distancia que sería maravilloso que los coachees lleguen a sentir algo parecido en sus procesos “y que ellos mismos han hallado en sí y dado a la luz muchas cosas bellas” Este próximo 2017 seguiremos trabajando para ello.

Gracias por vuestro ejemplo Minia, Miren y Paula.

FELIZ 2017!!!!

viernes, 9 de diciembre de 2016

Coaching en momentos de crisis...y en los buenos momentos

Desde mi experiencia percibo con cierta curiosidad como una parte de los deportistas que se acercan a los procesos de Coaching lo hacen en momentos de crisis (no juego, no estoy obteniendo los resultados deseados, no estoy a gusto en mi club, no me siento valorado, me quiero ir, no consigo sacar todo mi potencial…) No quiero llamarlos malos momentos ya que la palabra crisis en su origen (algo que se rompe) nos lleva al análisis y a la reflexión que es justamente lo que ocurre en esos comúnmente llamados “malos momentos”.
Pero como decía lo que me lleva a esta reflexión es que cuando se van superando estos momentos, algunos deportistas tienden a desligarse de la reflexión, del análisis, en definitiva, de la mejora y creo que justamente ahí está la diferencia entre el deportista que quiere ser un buen deportista y el que quiere sacar su mejor versión. Coletillas como “ es que ahora ya sé lo que tengo que hacer” estoy bien, ya no necesito seguir trabajando”…son habituales en los finales de proceso y creo que parten desde una visión externa de la mejora. Con esto no quiero decir que no haya procesos que tengan un inicio y un final determinado por que se consigan, o no, las metas, sino que el fin de un proceso creo que tendría que basarse en una reflexión interna. Y por supuesto también de la reflexión sobre el trabajo realizado por el coach a lo largo del proceso y su valor y aportación en la mejora. 
Por lo general, este segundo grupo de deportistas, el que busca sacar su mejor versión, continua con la mejora continua, analiza en qué tiene que mejorar incluso cuando todo el mundo desde el exterior le refuerza y le alaba su trabajo,  analiza los pequeños detalles, esos detalles que le llevarán de estar cerca de un escalón o de otro, deportistas que se analizan desde lo interno, crecen dentro y fuera de los recintos deportivos, crecen en su relación con su entorno pero siempre de dentro hacia fuera. Son un colectivo más exigente, más cercano a la excelencia, que no a la perfección, son un colectivo que al finalizar su carrera estarán mucho más cerca de sentirse plenamente satisfechos consigo mismo.
En los procesos de Coaching individual cada jugador es un diamante, cada jugador requiere una atención especifica, una escucha particular sobre su realidad y sobre el trabajo a realizar en ese camino, son únicos y eso es un valor añadido a tener en cuenta.
Cuando comencé mi formación en Coaching una de las cosas que aprendí fue que el deportista no debe quedarse anclado al coach. Tras unos cuantos años de práctica en el ámbito deportivo creo que la relación entre coach y coachee debe ir teniendo una evolución hacia la autonomía del deportista pero también que en el mundo del deporte, ante contextos tan cambiantes, el trabajo continuo de Coaching da un valor añadido al deportista acompañando individualmente en la búsqueda de la mejor versión del deportista. Por supuesto, como decía antes, en esta relación el valor que pueda aportar el coach a la mejora es clave, no todo vale, el valor añadido deber ser medible, objetivo, tangible, demostrable...para lanzar humo ya están las chimeneas. 

"Nunca descanses hasta que tu bueno sea mejor y tu mejor sea EL MEJOR"
Tim Duncan (Jugador NBA durante 19 temporadas. 5 veces ganador de la NBA con San Antonio Spurs)

viernes, 2 de diciembre de 2016

Hoy he sido un poco Nico Rosberg

En los últimos años no estoy siendo un gran seguidor de la Formula 1. Tuve mi momento en la época de Michael Schumacher, y con un recuerdo bastante más lejano la época gloriosa de Ayrton Senna y Alain Prost. En aquel tiempo la Formula 1 me parecía bastante divertida, muy diferente a la de hoy en día. Aunque realmente creo que la seguía más por el pique con algún amigo que era de Senna y yo de Prost que por el propio espectáculo.
Esta temporada he ido siguiendo desde la distancia la pugna entre las flechas de plata de Mercedes de Hamilton y Nico Rosberg. A Hamilton como figura del deporte le veo distante, no es una figura que me genere cercanía, ni ganas de profundizar en su historia. Tal vez me equivoque. Por el contrario Nico Rosberg me parecía una figura más amable pero también sin profundizar, simplemente no le conocía.
Hoy Nico Rosberg ha anunciado su retirada. Me he encontrado la noticia por casualidad y he entrado a leer el mensaje que ha difundido a través de las redes sociales... y misteriosamente me he visualizado siendo él. Podría decir que lo he sentido como propio. He vivido su lucha por el sueño deseado, los obstáculos, el trabajo, los sacrificios, he vivido la presión por los resultados y las frustraciones de los último años y he sentido esa última carrera despojado de la presión, disfrutando de cada momento ¿Cuál es el motivo de que esto no pueda ser así siempre? Ese estado de flow con el foco en lo interno, en lo que depende de uno mismo…Eso es lo que buscan los deportistas y tratan de tenerlo presente y que la mayoría de las veces aparece cuando se despojan de todo lo externo que les sobra.
Pero sobre todo de su mensaje he sentido su calma, ese momento en el que se le ha revelado la decisión que iba a tomar, “El domingo de Abu Dabi, por la mañana, sabía que sería mi última carrera. Tenía ese pensamiento claro en mi cabeza. Entonces empecé a disfrutar cada momento de la experiencia, sabiendo que podría ser la última vez... y cuando las luces se apagaron viví las 55 vueltas más intensas de mi vida"

Probablemente Nico Rosberg tendrá la vida solucionada y se la podrá dedicar a su familia pero misteriosamente a mi lo que me ha trasmitido ha sido la calma absoluta, la tranquilidad  total de saber lo que quiere hacer, donde quiere estar, quien quiere ser…Muchas veces los egos, las ambiciones mal entendidas nos traicionan y nos llevan a querer más pero más ¿para qué? Tal vez dentro de un tiempo Rosberg se arrepienta y vuelva, o no, pero sentir en tu vida esa calma, esa claridad, aunque solamente sea una vez, creo que merece mucho la pena. Yo alguna vez la he tocado, en ocasiones creo que de manera ficticia, en otras más real pero no de manera totalmente plena. A mi hoy me ha llegado el mensaje de Nico Rosberg. Por un momento me he puesto en los zapatos, muy cómodos por cierto, de Rosberg… Hoy he sido un poco Gorka Rosberg…creo que a esto se le llamaba  empatía ¿verdad?